Con la llegada de la primavera llega el buen tiempo y es momento de disfrutar con tu bebé al aire libre. Sin embargo, en esta época se producen muchos resfriados en bebés, debido sobre todo a los cambios de temperatura. ¿Quieres saber más sobre la salud de tu bebé?

¿Por qué se resfrían los bebés?

En primer lugar, el sistema inmunológico de nuestros bebés aún está poco desarrollado, por lo que son más susceptibles a resfriarse. Además, sus fosas nasales son mucho más estrechas, y ello conlleva que aparezcan con más facilidad los síntomas.

Además, los cambios de temperatura y la calidad de los materiales de los productos más utilizados por el bebé (trona, carrito de bebé, ropa, etc.) son también muy importantes. Por ejemplo, un carrito con un material de calidad, transpirable e higiénico, evitará en mayor medida la propagación de los virus.

Síntomas de un resfriado en bebés:

En un resfriado, nuestro bebé puede padecer uno o varios de los siguientes síntomas:

  • Congestión.
  • Mucosidad. Los primeros días, la mucosidad es de color más clara e incluso transparente. Con el paso de los días, se hace más espesa y verdosa.
  • Nariz tapada.
  • Estornudos ocasiones.
  • Goteo nasal.
  • En ocasiones, picor de garganta y fiebre.
  • A veces, hinchazón de los ganglios del cuello.

¿Cómo soluciono el resfriado de mi bebé?

  1. Humedece el aire con un humidificador. En invierno el uso del humidificador es más necesario que en verano, sobre todo por el uso de la calefacción. Sin embargo, en esta época el humidificador nos ayudará a mejorar el ambiente, lo que provoca entre otras medidas que los microorganismos que causan las infecciones respiratorias no aumenten.  Además, se recomienda que la humedad esté entre el 40 y 60 por ciento cuando el bebé está resfriado.Por otro lado, se recomienda cambiar a diario el agua del humidificador, para evitar el crecimiento de las bacterias.
  2. Usa una solución salina y la pera de goma. Para aflojar la mucosidad, introduce en los orificios nasales de tu bebé unas gotas salinas. Al poco tiempo, utiliza la pera de goma para eliminar el moco y reducir la inflamación. Si el bebé toma el pecho, es preciso realizar esta operación quince minutos antes de darle de la toma.
  3. Sigue dándole líquidos. Es importante que no modifiques el horario de comer del bebé porque esté resfriado. Es muy probable que si tiene mucosidad, la alimentación sea incómoda e incluso difícil, pero debes hacerlo.
  4. Ventila la casa. Al mismo tiempo que ventilas la casa, es fundamental proteger al bebé de las corrientes de aire.
  5. Cuida las irritaciones. Si el bebé está resfriado, es muy normal que se le irrite la nariz. Puedes usar cremas hidratantes en la zona próxima a los orificios nasales, para evitar la irritación propia de los resfriadosBaby-Essentials-bebe-resfriado

¿Se puede prevenir?

Aunque no podemos evitar que nuestro bebé se resfríe, si podemos ofrecer las mejores condiciones para evitar la propagación. Por ejemplo, si tomamos estas medidas higiénicas:

  • Lávate las manos con frecuencia, tanto las tuyas como las de tu bebé.
  • Extrema la precaución si hay un miembro de la casa resfriado: evita que utilice alguna toalla común, aumenta la prevención y la higiene durante esos días, etc.
  • Comprueba que los materiales de tu carrito de bebé o de tu silla de paseo son transpirables e higiénicos.
  • Lava los juguetes frecuentemente con agua y jabón para evitar la propagación de los gérmenes.

 

Más información: Ser Padres y Dodot