Si una mamá que amamanta se queja de cansancio o enfermedad, no necesita que le sugieran destetar.
Si una mamá que colecha está cansada después de una mala noche, tampoco necesita que le sugieran destetar o alejar a su hijo del regazo.
Una mamá cansada o enferma, lo ÚNICO que necesita es contención, apoyo, NO consejos que sólo la harán sentir más confundida e incomprendida.

Amamantar y dormir con los hijos e hijas es una decisión maravillosa, pero hay días más demandantes y difíciles que otros. Mas, no significa que queramos destetar o mandar a los niños a otra pieza.

Preparar un rico desayuno, propiciar una siesta reponedora, ofrecer un cálido masaje o salir a pasear con los niñ@s son acciones simples que harán sentir a las madres cansadas, mejor y más felices.

La crianza se comparte. La lactancia materna se apoya.

Da igual todos los planes que hagáis durante el embarazo ya que, luego, va a ser la realidad del momento, y tus circunstancias, las que determinen el éxito o el fracaso de tu lactancia”.

Si llegas a pesar de que eran tus planes iniciales, una vez ha nacido tu bebé llegar a replantearte esta pregunta: ¿Le doy el pecho o no lo hago?

Desde aquí, os damos una recomendación más: “Para aclarar las dudas al respecto, existen grupos de lactancia estupendo. Además, tienes matronas, y otro sin fin de personal muy cualificado, que están para ayudarte con ello”.

Si hay algo que debes tener muy en cuenta, además de los consejos del personal sanitario especializado es que

“Debes realizar (la lactancia) en un ambiente íntimo y con la máxima tranquilidad”.

Para ello, el primer punto es: “Ponerse firme con las visitas. Si la gente tiene que esperar para conocer a tu bebe… ¡que esperen!”. Además, y es algo que ya hemos tratado previamente: “Cuidado con las madres y la suegras (y demás familia). Si nadie les ha preguntado, lo mejor es que se abstengan de dar consejos”.

Fuente: Madre molona y Mamá natural

www.babyessentials.es