Cuando una persona fuma un cigarrillo, aproximadamente sólo el 15% de dicho humo es inhalado por el fumador. El otro 85% permanece en el aire, y luego se dirige a los pulmones de cualquier persona que se encuentre cerca del fumador. Se estima que un no fumador que pasa dos horas en un cuarto en el cual hay alguien fumando, inhalará el equivalente a cuatro cigarrillos. ¡lo cual significa que estará fumando – sin querer – un cigarrillo cada media hora!.

Ésto implica que, incluso si usted no fuera la persona que está fumando el cigarrillo, pero estuviera parada en un cuarto repleto de humo de cigarrillo, también estaría fumando sin darse cuenta de ello. Si está embarazada y no fuma, pero inhala el humo de cigarrillos fumados por otras personas; su feto estaría expuesto a las mismas sustancias químicas que a las que está expuesto el feto de una mujer embarazada fumadora. En el pasado, se creía que los fetos no se veían afectados por el humo de cigarrillos fumados por terceras personas; pero estudios llevados a cabo recientemente han demostrado que los efectos del humo de segunda y de primera mano sobre el feto son prácticamente los mismos. Las repercusiones de exponer a su bebé al humo del cigarrillo cuando éste/a se encuentra dentro de su vientre pueden perdurar durante toda la vida del niño/a.

Algo en el Aire
Existen más de 4.000 sustancias químicas presentes en el humo de segunda mano. De estas sustancias, se ha comprobado que 40 de ellas pueden llegar a provocar cáncer, y 200 son venenosas. Para empeorar aún más las cosas, el humo de segunda mano contiene más nicotina, alquitrán, monóxido de carbono, amoníaco y benzopireno que el que es inhalado por el fumador. Y si pensara que el hecho de fumar pipa o un puro no es tan malo, está equivocada. Estos tipos de humo son tan perjudiciales, e incluso son aún peores que el humo procedente de los cigarrillos.

Hallazgos Arrojados por Diferentes Estudios
En un estudio llevado a cabo en la Universidad de Louisville, varios investigadores analizaron la sangre de 410 recientes mamás y la de sus bebés recién nacidos en busca de carcinogénicos presentes en el tabaco, los cuales atacan la hemoglobina presente en los glóbulos rojos. Los carcinogénicos que se trataban de encontrar eran:

  • 4-aminobifenil, el cual se sabe que causa cáncer en la vejiga.
  • Benzopireno, el cual se sabe que causa cáncer en la piel y en los pulmones.
  • Acrilonitrilo, el cual se sabe que causa cáncer de hígado.

Todas estas sustancias químicas permanecerán en el torrente sanguíneo, provocando que los glóbulos rojos se fusionen entre sí hasta que las células desaparezcan, en un plazo no mayor a cuatro meses. Se comprobó que los niveles de estos tres químicos eran de cuatro a cinco veces más altos en los bebés nacidos de mamás expuestas a humo de segunda mano que en los bebés no expuestos a ningún tipo de humo durante el transcurso del embarazo.

Efectos del Humo de Segunda Mano en los Bebés
Los riesgos que corren los bebés expuestos al humo de segunda mano durante el embarazo son los mismos que los riesgos que corren los bebés de mamás fumadoras. Entre ellos se incluyen:

Fuente: pregnancy-info.net

www.babyessentials.es